El Presidente Jimmy Morales desplazó hasta la frontera entre Estados Unidos y México para conocer los procedimientos migratorios que ponen en práctica las autoridades estadounidenses.

La primera visita de la delegación guatemalteca fue al Puerto Fronterizo de Hidalgo (Texas), donde a diario se procesa el tránsito regular de numerosas personas y mercancías.

El máximo responsable del puerto fronterizo, Manuel Padilla Jr., explicó a la delegación la coordinación existente entre las diversas entidades estadounidenses que protegen la frontera. Padilla señaló que la migración procedente del Triángulo Norte de Centroamérica supera a la que proviene de México en un 53 por ciento. Asimismo, indicó que en estos primeros meses de 2016 su Patrulla ha realizado 400 rescates de migrantes y se han encontrado con 54 personas que han muerto al intentar cruzar la frontera.

Posteriormente, la delegación guatemalteca recorrió el Centro de Procesamiento Centralizado del Valle de Rio Grande (Texas). Se recibió información detallada de los procedimientos de detención, así como los protocolos de atención a los sectores más vulnerables, de los que tratan de cruzar la frontera irregularmente.

Para concluir el día, la delegación visitó el Centro gubernamental de Investigaciones de Seguridad Nacional, con competencias en materia de migración, así como la organización “Caridades Católicas”, que trata de asistir humanitariamente a la población migrante.

En la jornada siguiente, el Presidente Morales sobrevoló -en un helicóptero de la patrulla fronteriza estadounidense- una parte de la zona limítrofe entre Estados Unidos y México. El mandatario pudo observar la dificultad del terreno, con ríos y desiertos a ambos lados de la frontera, y el peligro que conlleva a los que tratan de cruzarlos.

Según cifras oficiales, en dicha frontera mueren al año un promedio de 250 migrantes. México, seguido de Centroamérica, es la que encabeza la lista de mayor número de ciudadanos fallecidos en el intento de atravesar la zona fronteriza.

 

ee2 ee3