La agenda del día señalaba una reunión en la Casa Blanca entre el vicepresidente estadounidense Joseph Biden y los presidentes de Guatemala, Honduras y El Salvador para revisar los avances realizados en el Plan de la Alianza para la Prosperidad.

Sin embargo, el presidente Barack Obama decidió sorpresivamente incorporarse a las conversaciones entre Biden y los mandatarios centroamericanos, en clara muestra de la relevancia que la Administración Obama otorga a la región en general, y al Plan en particular.

El presidente guatemalteco Jimmy Morales, junto con sus homólogos Salvador Sánchez Cerén (El Salvador) y Juan Orlando Hernández (Honduras), compartió con Obama y Biden los principales intereses y necesidades de los tres países. Los líderes centroamericanos agradecieron a Obama y Biden el esfuerzo de Estados Unidos por promover el desarrollo económico y social para mejorar la vida de los ciudadanos del itsmo centroamericano.

Morales aprovechó para reiterar a Obama la solicitud de que se conceda un Estatus de Protección Temporal (TPS) a los migrantes guatemaltecos que residen en Estados Unidos.

El Presidente Obama, por su parte, quiso reconocer los esfuerzos que realizan los tres países al trabajar de manera conjunta con Estados Unidos en este Plan. En lo que respecta a Guatemala, Obama hizo un reconocimiento a la solicitud presentada por el gobierno guatemalteco ante Naciones Unidas para que se renueve por dos años más el mandato de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

aaa4

 

aaa3

 

aaa2