El Gobierno de la República de Guatemala, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, expresa su preocupación respecto al futuro de los alivios migratorios, derivado del fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos de América, que suspende la puesta en marcha de la Acción Ejecutiva, promovida por el Presidente Barack Obama, la cual otorgaba algunos beneficios para la comunidad migrante, devolviendo el caso al Quinto Circuito de Apelaciones en Nueva Orleans.

Esta decisión perjudica alrededor de dos millones de inmigrantes guatemaltecos residentes en ese país, los cuales podrían haber sido beneficiados con acciones que pudieran frenar de manera temporal las deportaciones, así como brindarles permisos de trabajo.

El programa afectado por este fallo es la Acción Diferida para la Responsabilidad de los Padres (DAPA por sus siglas en inglés), el cuál amparaba la deportación a padres indocumentados de ciudadanos y residentes permanentes.

El Ministerio de Relaciones Exteriores reitera su compromiso y esfuerzo para brindar la asistencia y protección consular a todos los guatemaltecos que viven en el exterior, sin importar su situación migratoria.

Asimismo, informa que se continuará con los procesos correspondientes para seguir solicitando al Gobierno de los Estados Unidos de América el otorgamiento de un Estatus de Protección Temporal -TPS- para Guatemala.