Los países del Triángulo Norte están coordinando con México una estrategia para reforzar los servicios a sus connacionales que están en Estados Unidos como migrantes. Además de mejorar la eficacia consular, los cuatro países son conscientes del peso que tendría una iniciativa regional a la hora de hacer lobby en temas migratorios ante la nueva Administración estadounidense.

Se aspira, por tanto, a que haya un respaldo mútuo y una comunicación fluída entre las Embajadas y Consulados que los cuatro países tienen en territorio estadounidense. Así, por ejemplo, podrían ayudarse a identificar y a trabajar estrechamente con organizaciones civiles de derechos humanos radicadas en Estados Unidos, las cuales podrían reforzar la labor consular a la hora de proteger mejor los derechos de los migrantes que se encuentran en dificultades.

Los cuatro países también conciden en la importancia de transmitir un mensaje de confianza y tranquilidad a los connacionales que residen en Estados Unidos, ya que la política migratoria todavía no ha cambiado y son numerosas las entidades -gubernamentales y no gubernamentales- que están pendientes de cualquier posible modificación en la política migratoria y que actuarán para defender a los migrantes.

La sintonía entre el Triángulo Norte y México quedó patente en la reciente reunión de trabajo que mantuvieron sus Cancilleres (Claudia Ruiz Massieu Salinas de México, María Dolores Agüero de Honduras, Carlos Raúl Morales de Guatemala y Hugo Martínez de El Salvador) en Guatemala. Está previsto que el próximo encuentro se celebre en McAllen (Texas) para visitar el programa Tricamex y el servicio de atención al migrante.