El Gobierno guatemalteco ha dado un nuevo paso para proteger a los niños migrantes que trasitan sin acompañantes de camino a Estados Unidos. El programa busca garantizar los derechos humanos de estos infantes en cualquier etapa de su éxodo, bien sea durante su andadura por territorio guatemalteco como a su llegada a la zona fronteriza estadounidense.

El programa cuenta con un enfoque preventivo que utilizará una campaña de comunicación para disuadir del efecto llamada que puedan tener por parte de familiares en Estados Unidos. También se explicará los peligros que conlleva relacionarse con los coyotes y las medidas a seguir si uno es abandonado en el camino por los coyotes. El programa, que velará para que los niños no sufran maltratos, vejaciones, o sean objetos de trata, también ofrecerá servicios de asistencia legal y psicológica para ayudar a este segmento de la población tan indefenso.

El ‘Modelo para la Atención Integral de la Niñez y Adolescencia Migrante’ es fruto de la colaboración de la Cancillería, la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente, la Secretaría del Bienestar Social y la Procuraduría General de la Nación. El programa cuenta con el respaldo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

La problemática de los niños migrantes empezó a adquirir mayor calado a partir del 2014, cuando miles de niños de todo Centroamérica intentaban atravesar los territorios hasta llegar a Estados Unidos. Se calcula que actualmente hay unos 300 niños que salen cada día de Guatemala en dirección a Estados Unidos.