Una de las grandes tradiciones Guatemaltecas que se exhibe durante la Semana Santa es la elaboración de alfombras de aserrín como expresión de arte, color y cultura del país. Ubaldo Sánchez, un artista guatemalteco que es conocido en Estados Unidos por la realización de estas alfombras, manifiesta que “el arte es un lenguaje universal en el que la gente expresa sus sentimientos hacia Dios y su agradecimiento por la vida”.

Sánchez ha expuesto sus admiradas alfombras de aserrín en el Kennedy Center y en el Museo del Indio Americano del Smithsonian de la capital estadounidense, así como en el Museo de Antropología de la Universidad de Pennsylvania y el Museo Indígena de Nueva York. Este año tiene previsto participar en el Smithsonian Folklife Festival. Una de las obras que ha marcado su trayectoria es la alfombra de 150×15 metros que preparó con motivo de la visita del Papa Benedicto XVI a Washington, DC.

Como parte del programa ‘Passport DC’, en donde la Embajada de Guatemala abre sus puertas al público, Ubaldo elaboró una alfombra de aserrín reflejando el Templo ‘El Gran Jaguar’, construido por la civilización Maya. “La vida de los mayas es de suma importancia, particularmente por sus construcciones piramidales que tienen influencia matemática. Cuentan con 365 peldaños pequeños, que es la rotación de la Tierra, y 9 peldaños grandes, que representan los meses de gestación de una mujer. Todo tiene su simbología en base a la naturaleza”, explica Ubaldo.

Ubaldo, es un artista que pertenece a una familia de artesanos, y desde joven aprendió a hacer alfombras de aserrín, en su natal Concepción Chiquirichapa (Quetzaltenango). Su amor por el arte y por el país lo llevó a encontrar un espacio para dar a conocer una de las tradiciones guatemaltecas más importantes y originales a través de las de las alfombras de aserrín. Actualmente, en Washington, DC ha formado un grupo de 150 personas que se reúnen para realizar alfombras en ocasión de la Semana Santa.

Debido a su aporte al arte guatemalteco en Estados Unidos, Ubaldo fue condecorado hace unos meses con la prestigiosa Orden del Quetzal en el grado de Caballero, que le fue entregada por el Canciller Carlos Raúl Morales.

 

DSC04270