El gobierno de Estados Unidos, representado por James A. Walsh, subsecretario adjunto principal para Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley del Departamento de Estado, reconoció públicamente durante la reunión de los estados parte de la Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción en Viena, Austria, los esfuerzos realizados por Guatemala a la hora de combatir la corrupción.

“Encomiamos los esfuerzos del Gobierno de Guatemala, bajo el mandato del presidente Morales, para apoyar la lucha contra la corrupción y la impunidad”, señaló Walsh.

Asimismo, Walsh subrayó que los esfuerzos anti-corrupción “son esenciales para el trabajo que realizan todos nuestros gobiernos para mejorar la prosperidad, la seguridad y promover la buena gobernanza”.

La Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, que fue firmada en 2003 y entró en vigor en 2005, es un instrumento global para prevenir y erradicar la corrupción. La Convención entiende que la corrupción constituye una seria amenaza para la estabilidad y seguridad de los países y sus ciudadanos dado que socavan las instituciones y los valores de la democracia, la ética y la justicia. Naciones Unidas busca combatir este problema transnacional desde una perspectiva multidisciplinar que incluya asistencia técnica.

Durante su intervención, Walsh manifestó que “el compromiso de Estados Unidos hacia la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción sigue siendo firme”.